Cartelera/Cine/Pensamientos

¿Nos cogemos unos Aviones y nos vamos a Elysium?

Hola majos y majas, aquí estamos al pie del cañón una vez más con los estrenos de cartelera. Esta semana desembarcan en nuestras salas un avión con miedo a las alturas, la enésima casa encantada de este año, y un hombre luchando por la igualdad a tiro limpio. ¿Te lo vas a perder? ¡Pues al lío!

Empezamos con Una casa en Córcega en la que Christina es una joven treintañera que trabaja como camarera y tiene una vida aburrida junto a su novio Marco. Cuando su abuela muere, le deja una casa en Córcega que nadie parece saber ni cómo ni cuando compró. Su novio y su familia intentan convencerla de que venda la casa, pero ella se niega. Quiere entender por qué su abuela quería que tuviera la casa. Esta herencia le da la oportunidad de poner en tela de juicio la monotonía de su vida, y ella decide abandonar su antigua vida para descubrir la casa y lo que ello conlleva. A mí es que estás películas en las que el protagonista se busca a sí mismo de una manera profunda, sin comedia y medias tintas de por medio, me aburren cosa mala, y si ya encima parece todo como muy sufrido peor me lo ponen. Por lo menos la película sólo dura 82 minutos.

En Paraíso: Amor en las playas de Kenia se conoce como “sugar mamas” a las mujeres europeas que buscan a los jóvenes africanos que se prostituyen para ganarse la vida. Teresa, una austriaca de 50 años y madre de una chica que está entrando en la pubertad, viaja de vacaciones a ese paraíso. Ahí, va de un chico a otro, de una decepción a otra, hasta que finalmente reconoce que en las playas de Kenia el amor es un negocio. Pues no sé que decir de esta película…en serio. A ver a mí no me llama ni siquiera un poco, pero entiendo que la premisa puede ser interesante, con una mujer mayorcilla recurriendo al turismo sexual para encontrar el amor. Que yo no me dejaría un duro en verla vaya, y menos en el cine.

Seguimos con Exorcismo en Georgia en la que, poco después de instalarse en su nueva casa de Georgia, una pareja descubre que su hija mantiene misteriosos encuentros con personas que sólo ella parece ver. La situación se complica cuando también los padres son testigos de extraños fenómenos alrededor de la casa, que sugieren un escalofriante misterio que se ha mantenido en secreto durante generaciones. Este año hay dos temáticas muy recorridas en los cines, películas de homosexuales, y películas de miedo (a ser posibles con su casa en el campo y niños de por medio); y esto último es lo que se intenta con este Exorcismo en Georgia, pero me da que a a pasar sin pena ni gloria por nuestras retinas. Igual que hay cintas que sólo con el trailer te cagas vivito, con este no hay ni un mínimo de tensión. Y bueno, el punto principal de estas pelis suele ser el niño de marras, en este caso niña, que tiene que tener un punto extraño, que acojone o algo, pero nada, esta cría lo único que da son ganas de que la secuestren y la maten lo antes posible. En cuanto a los actores, les conocen en su casa y poco más, pero bueno que para ver una de miedo mejor buscad si sigue The Conjuring en los cines, que esa sí que da miedito.

En Aviones Dusty es un avión que sueña con participar en una competición aérea de altos vuelos. Pero Dusty no fue precisamente construido para competir, y resulta que tiene miedo a las alturas así que recurre a un experimentado aviador naval para que le ayude a clasificarse para retar al vigente campeón del circuito de carreras. Dusty demostrará su valor para alcanzar alturas inimaginables y enseñará al mundo lo que hay que hacer para levantar el vuelo. En este pseudo spin-off de la película de Cars, el protagonismo, como su propio nombre indica, pasa de los coches a los Aviones, y la verdad es que tiene pinta de ir a estrellarse un poco. No sé si es por el hecho de que la película es sólo de Disney y que Pixar no tenga nada que ver, o simplemente sentir que es volver a hacer Cars pero con aviones, pero al ver el trailer parece que le falta ese punto de magia que una buena cinte de animación debe tener. Pero bueno que si tenéis que entretener un rato los hijos/primos/nietos o cualquier niño que os hayan encasquetado, esta es vuestra película.

Terminamos con Elysium, en el año 2159 los seres humanos se dividen en dos grupos: los ricos, que viven en la estación espacial Elysium, y todos los demás, que sobreviven como pueden en una Tierra devastada y superpoblada. Rhodes, una dura gobernante, promueve una rígida ley antimigración, cuyo objetivo es preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de la estación espacial. A pesar de ello, los habitantes de la Tierra harán todo lo posible por emigrar a Elysium. Max acepta una misión casi utópica, pero que si tuviera éxito significaría la conquista de la igualdad entre las personas de esos dos mundos tan opuestos. Aquí tenemos la segunda película de Neill Blomkamp, el que sorprendiera a propios y extraños hace unos años con Distrito 9; y vuelve a la ciencia ficción con Matt Damon como valuarte de lucha de clases ante una Jodie Foster haciendo de malísima de la película. Lo cierto es que Elysium no me llamaba la atención, pero tras el visionado de este trailer final me han entrado ganas de verla, tiene su buen toque de acción futurista con el mundo al borde de irse al garete y al parecer Matt Damon lo hace bastante bien como el héroe salvador. Habrá que ver si funciona la cosa.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Nos cogemos unos Aviones y nos vamos a Elysium?

  1. Pingback: Una Juerga hasta el fin, pero sin El Llanero Solitario | El volumen de la armonía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s