Cine/Películas/Pensamientos

Crítica de “Bullhead”

Un original telón de fondo, como ser puede la mafia que envuelve a la venta de productos químicos para crianza de las reses y una tragedia personal, no justifica las idioteces que ocurren en la segunda mitad de la película. Jacky Vanmarsenille, que en un principio resulta ser un personaje intimidatorio e interesante, acaba desdibujándose hasta convertirse en un patán de mucho músculo pero poco cerebro. Sus acciones, estúpidas; el cómo abarca el desentramado final, todavía peor.

Una película entorno a un gilipollas haciendo gilipolleces se convierte en una gilipollez. Bien filmada, eso sí.

<<<<<<<<<<<< AVISO A NAVEGANTES, SPOILERS A SACO >>>>>>>>>>>>

Asesinan a un policía que investigaba sobre hormonas y demás mierdas que pueden llegar a tener que ver con los chanchullos que se lleva para con su granja. En vez de hacer el menor ruido posible, decide ir a buscar a la hermana del tipo que ha destrozado su vida en ese preciso momento. Sí, lleva toda su vida amargado y obsesionado con ello, pero ahora que la cosa está chunga, en vez de esperarse, ¡ale, a meterse en otro asunto turbio!

Pero, no contento con darle su merecido al bastardo que le hizo eso y de atosigar a su hermana por si acaso puede pillar, decide liarse a palos con un tipo que estaba intentando ligar con ella porque sí. ¡Bravo, llénate de más mierda!

Y el remate de los tomates: el desenlace del entuerto. Por una casualidad la policía tiene sospechas de que él está implicado en el asesinato. Su antiguo amigo, un informante de la policía -del que más adelante se nos señala que es homosexual y no sé para qué, sería como decir que es heterosexual, lo mismo daría- se ‘pringa’ avisándole de que la policía va tras él. Su familia tiene que huir por su cuenta y Jacky se deshace de las reses, lo que según él, el cuidado de las mismas es su vida.

Su amigo, que como decíamos es un informante de la policía de aquí te espero, le lleva hasta la casa de la hermana del ajusticiado a petición de Jacky. Él está hasta arriba de mierda, tiene que separarse de su familia y de sus reses por el follón en el que se ha metido, pero ¡eh! ¡Un polvo es un polvo! Que me duelen los huevos -perdón, olvidé que no los tenía, aquí no vale tal expresión-. El poli acepta su petición sin ponerle ni un pero. Claro, Jacky huye de la justicia; pero hay tiempo para recogerla, llevarla a un bar, luego a la discoteca y después a un after si les da por ahí.

El tipo llega a la casa de la chica, se lía a porrazos con la puerta -si por si acaso no se hubiera enterado de que se lió a hostias con el tío que intentó ligar con ella, entra como un salvaje para que ya tenga una excusa perfecta para llamar a la policía-, llegan los maderos y se lían a balazos con él por oponerse a la autoridad. Fin.

Y por todo esto, una nominación a los OSCARS en la categoría de “Mejor película de habla no inglesa”. Acojonante.

Anuncios

Un pensamiento en “Crítica de “Bullhead”

  1. Pingback: Latino » Blog Archive » Crítica de "Bullhead"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s