Cine/Cortos/Películas

Lo breve, si es bueno…

Cuando lo plasmado adquiere la suficiente fuerza como para impactar al espectador, poco o nada importa que la duración sea de 5 o 20 minutos. Todos hemos visto largometrajes de naderías en los que uno se pregunta por qué está perdiendo el tiempo con eso cuando se podría hacer cosas de mayor provecho como jugar con los dedos o contar cuántos “grumitos” de gotelé tiene la pared.  El talento y el ingenio es el auténtico capital del cine, y en España  si algo les sobra a sus cineastas es eso. He aquí algunos ejemplos patrios de cómo los formatos del cortometraje y mediometraje pueden hablarle de tú a tú al metraje por excelencia:

La miel, de Jose Medina. A pesar de su juventud –nació el 14 de Junio 1989-, su último corto titulado Quiénes somos, de dónde, a dónde vamos fue seleccionado para el “Proyecto GESAMT”, la última película experimental del polémico Lar Von Trier.  Pecata minuta, oiga. Quédense con su nombre y mientras tanto, visualicen su anterior obra.

Libra,  de Carlota Coronado.  Directora, productora y  co-fundadora Zampano Producciones, es ya un rostro conocido dentro del cortometraje español. Su última obra, Aula de castigo, una serie web de terror, podría emitirse en televisión en los próximos meses.

Deazulrrojo,  de Ana Lorenz. Elegido “Mejor corto” en la X Edición del Notodofilmfest.

La cabina, de Antonio Mercero. Un clásico de la ficción española ganadora de numerosos premios, entre ellos el Emmy al “Mejor telefilme” de 1973. Sobran las palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s