Deportes/Fútbol

Menú de la Jornada 7 de la Liga BBVA

Uhmmmmmm… Qué buen olorcito el que traen los partidos de la Liga BBVA de la jornada 7. Tras solucionar unos pequeños problemas que ha habido en los fogones, ya tenemos preparado el menú de lo ocurrido este fin de semana en la jornada. De primer plato tendremos unos apetitosos encuentros, algunos de ellos con sabores finales sorprendentes. De segundo, más encuentros con sabores finales sorprendentes y con dos segundos platos a destacar: un F.C Barcelona – Real Madrid que actualmente es el plato futbolístico más destacado del mercado con los dos mejores ingredientes del mundo que le dan un toque más especial a este plato: Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Otro segundo plato a destacar en la carta es el Atlético de Madrid – Málaga, un plato que esta temporada está gozando de gran popularidad y que nos dejó un gran sabor de boca el otro día. Y para terminar, de postre, sólo puedo adelantar que se trata de una exquisitez colombiana adornada con un toque portugués. Sumerjámonos más en profundidad en la carta de este Menú Jornada 7

1er plato: Partidos del viernes y el sábado

Celta 2 – Sevilla 0

Muchos daban por seguro que el partido se iba a poder acompañar por una Cruzcampo después de que el Sevilla tuteara a Real Madrid y Barça en los partidos que les han enfrentado contra ellos en estas primeras jornadas de Liga. Pero no fue así, al final se acompañó con Estrella Galicia, ya que el partido se lo llevó el equipo gallego.  En el minuto 60, el Celta se adelantó en el marcador por mediación de Iago Aspas, que convirtió un penalti señalado a Maduro por mano dentro del área. A cinco minutos del final el restaurante Balaídos se relamió cuando Augusto pone un centro marca de la casa que Quique De Lucas envía al fondo de las mallas para poner el 2-0 definitivo y dejar a la afición celtiña cerca de calificar a su equipo con 2-3 tenedores.

Rayo Vallecano 2 – Deportivo de la Coruña 1

Tras la cena romántica a la luz de las velas de hace dos semanas, el equipo vallecano esta vez no jugó por la noche, sino que cambió el turno de la cena por el turno de la comida, aunque una comida un poco tardía, ya que el encuentro comenzó el sábado a las 4 de la tarde. Tras el baño recibido en Valladolid la jornada anterior, el Rayo llegó a este partido con ganas de resarcirse. Así, un centro de Leo Baptistao, uno de los cocineros revelación del restaurante de Vallecas puso un centro que Marchena no acierta a despejar y Piti aprovecha el error para poner el 1-0 en el marcador. En el minuto 29, José Carlos puso un toque de salero al partido para el plato rayista tras un disparo desde fuera del área que toca en Ze Castro y se cuela en la portería para lograr el 2-0. El plato rayista sólo tuvo algo de sabor amargo en el minuto 41, cuando Javi Fuego derriba a Bergantiños dentro del área y Pizzi transforma el penalti para poner el definitivo 2-1 en el marcador y darle un ligero toque con sabor coruñés al resultado del partido.

Zaragoza 0 – Getafe 1

En La Romareda abundó bastante la salsa ketchup con la que el árbitro Muñiz Fernández aliñó el partido, ya que hasta 3 jugadores (2 jugadores del Zaragoza y uno del Getafe) vieron la tarjeta roja. El único gol del partido llegó en el minuto 64 en un penalti inexistente sobre Pedro León que supuso la expulsión del central del equipo maño Álvaro. Diego Castro fue el encargado de convertir la pena máxima aunque Roberto a punto estuvo de detener el penalti. Partido sosito y la afición mañana se marchó disgustada del restaurante de La Romareda por el excesivo aliño de ketchup que puso Muñiz Fernández en el campo.

Valladolid 1 – Espanyol 1

En el restaurante José Zorrilla hubo que esperar hasta el minuto 70 para disfrutar del sabor a gol. El primer equipo que se adelantó fue el Espanyol tras convertir Verdú un penalti inexistente de Rukavina sobre Longo, que supuso una tarjeta sabor mostaza para el jugador del equipo pucelano. Pero 10 minutos después, Óscar le ponía al partido un toque sabor remolacha tras cabecear en el segundo palo un córner botado desde banda izquierda. El Espanyol se pudo llevar el partido gracias al sensacional partido de Verdú pero su gol en el tiempo añadido fue anulado por un presunto fuera de juego que resultó ser inexistente.

Real Betis 2 – Real Sociedad 0

Al principio pensábamos que en el restaurante Benito Villamarín se iba a celebrar una preciosa cena romántica debido al apagón que produjo escasos minutos antes de comenzar el partido. El inicio de esta cena de sábado estaba previsto para las  22:00 y se retrasó 17 minutos debido a dichas deficiencias del tendido eléctrico. Tras solucionarse estos problemas, los fogones volvieron a funcionar, y el chef de Coslada Pepe Mel preparó unas jugadas de pizarra que hicieron las delicias de la clientela que asistió a disfrutar del partido de su equipo. Así, en el minuto 18 Paulao cabecea un centro que Zubikarai intenta evitar que entre aunque sin éxito. Casi al final del partido, Beñat, otro de los cocineros revelación de la temporada sirve un balón de lujo para que Rubén Castro, un especialista en esto de aliñar los platos con goles, certificase el triunfo del Betis con un soberbio cabezazo y lograse el 2-0 definitivo.

2º Plato: Partidos del domingo

Levante 1 – Valencia 0

En Valencia es buena tradición tomar paella en familia los domingos. Y este domingo también hubo paella futbolística, ya que en el restaurante Ciudad de Valencia se enfrentaron los dos equipos valencianos que juegan en Primera División: el Levante y el Valencia. El maestro paellero JIM (no es inglés, son las siglas de Juan Ignacio Martínez) ganó dicho concurso de paellas. El equipo granota se llevó el partido gracias al partidazo del nigeriano Obafemi Martins, un jugador que es más rápido que la comida del Mc Donalds y que tiene un disparo tan fuerte como el sabor de las salsas picantes. En el minuto 22, el jugador nigeriano ganó por velocidad a la zaga valencianista  e introdujo el balón en la portería de Guaita cual cacho de pan en la yema de un huevo frito. Victoria del Levante, que el domingo, a la conclusión del choque, se tomó la paella 2 puntos por encima de su vecino en la clasificación.

Mallorca 1 – Granada 2

La comida tardía del domingo fue este plato, ya que se comenzó a degustar a partir de las 16:00 en el restaurante Iberostar Estadio. Un partido con sabores fuertes que hasta el minuto 65 no tendría sus grandes regustos. En el minuto 65, el árbitro Hernández Hernández aliñó el partido con un poco de ketchup, un sabor que no gustó demasiado a la mayoría de la clientela del Iberostar Estadio, ya que señaló penalti en una falta de Nsue sobre Torje que se produjo fuera del área y además expulsó al jugador mallorquín. El penalti lo transformó El Arabi, que le dió un toquecito de cuscús al partido con este 0-1. Poco después, el Granada también sintió el aliño del ketchup por parte del árbitro, ya que Brahimi fue expulsado. El Arabi volvió a poner un poquito más de aroma de cuscús al partido con una genial asistencia para que Torje lograra el 0-2. Hemed redujo diferencias al final del partido, pero no sirvió para alterar el marcador. Así, el Granada salió con el estómago satisfecho del restaurante Iberostar Estadio.

Athletic de Bilbao 1 – Osasuna 0

Dicen que en Bilbao, y más en concreto en su casco viejo, sirven unas tapas cojonudas (permitánme la expresión). Y el Athletic ayer demostró que, si deja las fisuras aparte, puede hacer unos platos exquisitos. Ayer lo demostró y un genial pase de Óscar de Marcos lo empuja Aduriz a la red de fuerte disparo. El Athletic pudo aliñar aún más el partido con ketchup y mayonesa, los colores de su elástica, para gusto de todo el restaurante San Mamés, el restaurante más antiguo de toda la Liga, pero Andrés Fernández realizó paradas de todos los colores para que el resultado no fuera más abultado.

F.C. Barcelona 2 – Real Madrid 2

El plato especial del día. El plato más codiciado del momento. Único, un plato de temporada que tardaremos tiempo en volver a disfrutar, ya sea a nivel nacional en los concursos de gastronomía de Liga y Copa, y, por qué no, en un hipotético plato para deleite de toda Europa en la Champions League. El plato no defraudó. Gustó al público blaugrana, que empapeló el restaurante Camp Nou, el más grande de España, con sabores de mostaza y ketchup poco antes del partido, y gustó también al público merengue, que disfrutó con el resultado y con el juego del equipo. Incluso gustó a  críticos gastronómicos ( a nivel futbolistico) muy exigentes, como José Mourinho. El primer toque de clase a este delicioso plato lo puso Cristiano Ronaldo en el minuto 22, cuando recibión un gran pase de Benzema y batió a Valdés por el palo corto. El Clásico sabía a merengue, aunque Messi poco después igualó el partido tras un fallo defensivo de Pepe  y el sabor entre el merengue y las mermeladas de fresa y mora quedaba igualado. Poco después volvía a primar el sabor de la mezcla de mermelada de fresa y mora, ya que Messi adelantó al Barça con un golazo de falta directa. Poco después, Cristiano Ronaldo volvió a igualar el partido tras recibir un genial pase de Mesut Ozil. A pesar de la insistencia del Barça por lograr la victoria en los últimos minutos, el resultado final del partido fue de empate a 2. Así las cosas, el plato que realizaron F.C Barcelona y Real Madrid quedó con la misma proporción de merengue y mezcla de mermelada de fresa y moras.

Atlético de Madrid 2 – Málaga 1

Si quisieramos hacer un titular fácil, se podría poner que “Falcao se comió a los boquerones”. Aunque en realidad, los boquerones malagueños dieron mucha guerra. En el restaurante Vicente Calderón, triunfó la tarta de queso con mermelada de fresa ante el equipo boquerón. Y el triunfo se basó desde el inicio del encuentro. A los 6 minutos, el Tigre Falcao dio el primer zarpazo a los boquerones tras lograr el 1-0 con un soberbio cabezazo. Poco después, el “Faro de Málaga” Roque Santa Cruz puso la igualada en el marcador para el equipo malagueño. En el minuto 89, los clientes del restaurante Vicente Calderón volvieron a relamirse con la tarta de queso con mermelada de fresa tras el gol de Weligton en propia puerta en el intento de despejar una ocasión de peligro. Así, el equipo del sabor de tarta de queso con mermelada de fresa logró auparse al coliderato junto con el Barça, mientras que el Málaga demostró,  a pesar de la derrota,por qué este año el pescaíto frito  es de Champions.

El postre: Café de tacón “Jackson Martínez”.

Nos vamos a Oporto, al restaurante Do Dragao, donde se ha podido descubrir un  nuevo sabor espectacular este fin de semana, el mejor sabor de toda Europa en esta semana. Vaya tarta era el partidazo entre Oporto y Sporting de Lisboa, con aromas de merengue en ambos bandos, un toque de menta por parte del Sporting y unos cuantos sugus de color azul por parte del Oporto (véase el color de las camisetas de estos equipos). Entonces, llegó Jackson y le dió un toque de café a la tarta. Pase de Danilo al centro del área, controla Jackson Martínez dentro del área de espaldas y, sin dejarla caer al suelo y aún de espaldas a la portería, la golpea de tacón sorprendiendo al portero del Sporting y logrando así el 1-0. El partido acabó con victoria del Oporto por 2-0, pero el partido no será recordado por el resultado, sino por el “Café de tacón Jackson Martínez”. ¡Disfruten con el vídeo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s